Buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 29 de enero de 2014

El Disparo al Otro Lado del Muro, Dennis Martin, por Robin Wood y Lito Fernández,

Esta historieta, seguramente publicada por la revista D'Artagnan, de la editorial Columba,  debe ser la primera que cayó en mis manos, allá a fines de los 60 o comienzos de los 70, de esta dupla insuperable: Robin Wood y Lito Fernández en su mejor momento. ¡Ni soñaba con llegar a conocerlos, por ese entonces! Recuerdo que me impresionó todo: el dramatismo del guión, la humanidad de los personajes, la maestría del claroscuro... todo junto creaba un clima de tragedia que marcaba una gran diferencia con las historietas argentinas. yanquis o europeas que uno estaba acostumbrado a leer.

 Con Robin en el siglo XXI

Claro: los años y la historia pasarían y uno se fue enterando de muchas cosas. Una de las primeras sorpresas que tuve al leer El Espía que Volvió del Frío, fue ver cuánto de esa gran novela de Le Carré tenía esta historieta, sin ser una copia. El pesado clima de Guerra Fría, el Muro, los comunistas "malísimos", los "buenos" occidentales,... Guiones como estos eran parte de esa guerra, ahora lo veo. El paso del tiempo nos ha abierto los ojos y ya los ingleses no son tan "buenos" ni los rusos tan "malos".

 Con Lito y esposa en los 90.

Pero la magia de esta historieta sigue... ¿Cuál es el misterio?... ¿El talento de los creadores, la calidad del relato, la fascinación que ejercen las imágenes descarnadas, el frío de Berlín que parece sentirse todavía en la piel?... En fin, una historieta que me enseñó mucho, me mostró caminos a seguir n la narración y el dibujo, y que hoy, "después de larga ausencia" por aquí, quería compartir contigo, caminante hipotético y desconocido del espacio virtual:








 Posdata:  El amigo coleccionista, investigador y abnegado restaurador de historietas perteneciente al grupo Woodiana, Rubén Ribeiro, me ha hecho llegar los datos de esta historieta, que para mí surgía misteriosa del túnel del tiempo, y ahora pierde la extraña fascinación de lo ignorado, pero ganamos en precisión: "Este es el episodio 50 de Dennis Martin y Grace Henrichsen. Se publicó en D'Artagnan Nº 239 en Octubre de 1970."  
¡Muchísimas gracias, Rubén!

lunes, 21 de mayo de 2012

El Huinca y Juan Moreira, frente a frente

Cuál no sería mi sorpresa al hojear una Patoruzito Semanal y al llegar a las siempre interesantes  páginas de El Huinca,  magistralmente dibujadas por Hernán Rapela, acaso el mejor dibujante de historietas gauchescas de todos los tiempos, y encontrarme al férreo personaje  enfrentando nada menos que al mito máximo de la literatura gauchesca: ¡el mismísimo Juan Moreira!


Se trata del número 704 del 25 de junio de 1959. Lamentablemente, no tengo en mi poder ni el número anterior ni el siguiente, o sea que ignoro por qué se pelean los dos gauchos  y tampoco sé cómo terminó el duelo criollo, interrumpido por la Justicia y su eterna persecución de Moreira.
 
 
 
Habiendo dibujado la historia de Juan Moreira siguiendo al pie de la letra la idealizada imagen que de él brinda Eduardo Gutiérrez en su folletíin, , no me gusta mucho cómo lo pinta Rapela, pero debo reconocer que hay muchas versiones sobre la verdadera condición humana del hombre y el creador de Fabián Leyes y Conozcamos lo Nuestro tiene todo el derecho de tener e ilustrar la suya propia.

jueves, 26 de abril de 2012

El primer Santos Leiva

 Carlos Raúl Martínez me hace llegar la primera historieta de Santos Leiva, dibujada por Raúl Roux, incluída la publicidad que la precedió y que despertó mi interés por leerla, allá lejos y hace tiempo.

 
 Recuerdo haberla leído y disfrutado, pero lamentablemente la Selecciones Escolares en que salió se me perdió a lo largo del camino de la vida. Hoy la reencuentro, recupero la avidez y la fascinación con la leí de chico... ¡y le agradezco muchísimo al amigo Carlos!



¿De quién serían los guiones?... Si alguien lo sabe... ¡escriba nomás, aparcero!

jueves, 1 de marzo de 2012

Santos Leiva, el gauchito viajero

Un viejo compañero del Estudio Géminis, el dibujante Hernán Torre Repiso, me envió varias cajas con revistas que ya no caben en su nuevo domicilio. Entre los tesoros invalorables y las sorpresas con que me encontré al sumergirme entre los amarillentos papeles, ¡cuál no sería mi alegría al encontrarme con la Selecciones Escolares N° 24 del 3 de octubre de 1960!





Sabía que al pasar las bien conservadas páginas aparecería algún episodio de Santos Leiva, aquella historieta sobre un gauchito errante por el mundo que dibujaba, como me enteré mucho más tarde,un joven Ricardo Villagrán. Me ilusioné: "¿No estará aquél capítulo en que aparecían esos enormes gorilas...?" que habían quedado en mi memoria para siempre. ¡Y así fue! Allí estaban! Aqui están, compartamos la historieta que impresionó tanto a aquel chico, ahora saco la cuenta, de apenas ocho años:

  




Cierro la revista, la guardo con devoción y sólo resta decirle al amigo: ¡Muchas gracias, Hernán, por tantos recuerdos!

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Peter el Zurdo, por Ivo Pavone

Hace unos días despedíamos al legendario dibujante italiano Ivo Pavone, que partía de regreso a su país después de visitarnos nuevamente (¡ya se está haciendo costumbre... una buena costumbre!)






 Buen momento entonces para recordar este corto episodio de la saga Peter el Zurdo, con guión de Nil Reblán (si alguien sabe quién se escondía tras este seudónimo, ¡adelante, espero noticias!). El dibujo de tapa, que anuncia la historieta, me lo firmó el gran Ivo en su anterior visita a Buenos Aires.

Con Ivo Pavone en Buenos Aires, a mediados del 2011

 Despidiendo a Ivo, el 23 de septiembre, en Palermo, antes de su partida para Italia


 Participan de la cena: Massaroli, Pavone, Hugo Maradei, Gustavo Ferrari, Claire Denton-Spalding, Juan Sasturain y Cacho Mandrafina. También estuvieron presentes Aldo Pravia y Laura Vázquez Hutnik

Esta historieta, en que se aprecia el trazo alegre, suelto, sugestivo, del dibujante que llegó a estas tierras junto a Pratt, Ongaro, Faustinelli, allá a comienzos de los '50,  aparece en el mismo número de El Tony en que salía la historieta del Cabo Savino que subí meses atrás, el número 1743 del 2 de mayo de 1962,.






viernes, 29 de julio de 2011

Arturito el Fantasma Justiciero y Los Tres Mosqueteros

Esta historieta es una de las que más quiero. Me la leía mi padre cuando yo, a los cinco años, todavía no sabía leer, y a partir de entonces las aventuras de Arturito, el Fantasma Justiciero, y el insuperable Tartañán me fascinaron para siempre. Se publicaba en la revista Billiken, allá por 1957. Lamentablemente, sólo cuatro páginas me quedaron de aquella aventura. Pero un día el amigo Sergio Mulko, sabedor de mi culto por esta maravilla,  se destapó con un envío desde Córdoba, de un paquete de páginas de Arturito en las cuales había unas cuantas más de esta aventura. ¡Nunca le agradeceré bastante a Sergio el regalo que me hizo!

Así que aquí están las páginas que he podido rescatar. Además del dibujo verdaderamente genial de Jean Cezard (historietista francés, 1924-1977), quiero destacar el color, producto de las limitaciones de la época, pero que, justamente por eso, le dio un clima fantástico e inigualable a la historieta. ¿Cómo será el impacto que me produjeron esas aguadas, esos grises y rojos, que un día, cuando encontré un libro con la historieta completa, no lo compré, disgustado por el colorinche con que lo habían degradado!

Se puede decir que mi interés por la literatura nació con esta historieta, porque años después, cuando vi en una librería Los Tres Mosqueteros de Alejandro Dumas, me los llevé inmediatamente (tendría unos 9 ó 10 años) y ahí comenzó otra pasión inclaudicable: al poco tiempo ya me había leído los dos tomos de Los Tres Mosqueteros, los dos de Veinte Años Después y los cuatro de El Vizconde de Bragelonne (es decir, la trilogía completa), de la venerable edición de Sopena que todavía conservo, como un recuerdo tan Imborrable como el del mágico Arturito. Gracias por esta obra maestra, Jean Cezard!









Las cuatro páginas que los años me dejaron se reconocen fácilmente, porque se ven algo distorsionadas, ya que, al estar encuadernadas en un libro, tuve que fotografiarlas con una cámara digital en vez de escanearlas. Las que me envió Mulko están intactas. La aventura fue publicada por la revista Billiken, perteneciente a la editorial Atlántida, entre noviembre de 1957 y marzo de 1958.